Buscar en este blog...

0

Mi perro y yo


¿Cómo entenderme mejor con mi perro?

Como muy bien sabemos quienes compartimos la vida con perros, a nuestros fieles amigos no les hace falta hablar para ser unos excelentes entendedores. Pero seguramente haya más ocasiones en las que somos nosotros quienes no terminamos de comprender de qué manera ellos interpretan y recogen la preciada información contenida en nuestra voz, nuestras palabras y nuestro lenguaje corporal, que marcan importantes pautas de su comportamiento y reacciones.

Así, las tres cuestiones a tener en cuenta para comunicarnos mejor con nuestros perros son: tomar conciencia de las palabras clave de nuestro mensaje, el tono en que lo decimos y los gestos asociados a lo que le queremos comunicar. Es muy conveniente que para comunicarnos con él utilicemos palabras cortas, nunca de más de dos sílabas, acompañadas de gestos que claramente apoyen lo que le queremos decir. Las frases largas como "Qué agradable paseo vamos a dar, ¿verdad?" no harán ningún efecto en nuestro can si no van acompañados de los clásicos movimientos de coger la correa y tu chaqueta, señales que le indicarán mucho mejor que el contenido de tus palabras (¡junto con su reloj fisiológico!) que toca salir a dar una vuelta. Asimismo, el tono de la voz es muy importante a la hora de hacernos entender por nuestro perro. Una frase como "Te he dicho que salgas de ahí" dicha con suavidad y poca firmeza, llevará a nuestro perro no sólo a no hacernos caso, sino seguramente a confundir la orden con una de cercanía, y afecto, por ejemplo.
Aunque nuestro perro no entiende realmente el significado (en el sentido humano) de nuestras palabras, hace algunos años han sido demostradas científicamente las grandes dotes de comprensión, inteligencia y memoria de los perros. En el año 2004, un equipo científico del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, en Alemania, comprobó que ‘Rico’ un Border Collie de entonces nueve años, demostró poseer una capacidad de relacionar palabras con objetos análoga a la de un niño de tres años, habiendo logrado acumular un ‘vocabulario’ de más de 250 palabras. A partir de entonces, este equipo continua sus investigaciones con otros perros para descartar que el caso de ‘Rico’ sea el de un perro especialmente inteligente.
A través de éstos interesantes estudios, la comunidad científica podrá investigar en mayor profundidad estos aspectos de los entresijos de la evolución de las especies, mostrando cómo nuestro inseparable amigo el perro, una vez más, nos ayuda a saber más sobre nosotros mismos. 

Fuente : Royal News


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...