Buscar en este blog...

0

La Barcelona del "DISEÑO"

La PLATAFORMA RAMBLAS ÉTICAS (Asociación Animalista Libera! y Fundación FAADA) convocan una manifestación para pedir el cierre de TODOS los puestos de animales de las Ramblas.
SÁBADO, 27 DE MARZO A LAS 16 H.  -  PL. SANT JAUME - BARCELONA

¿Por qué nos manifestamos?


* En el año 2003 los puestos de venta de animales en las Ramblas de Barcelona pasaron a ser ilegales. A día de hoy, el Ayuntamiento de Barcelona sigue sin resolver el problema , y los puestos siguen vulnerando la Ley y Ordenanza.

* En Mayo de 2008 el Col·legi de Veterinaris de Barcelona entregó un dossier al Ayuntamiento expresando su preocupación por el gran sufrimiento que padecen los animales en estos puestos.

* En Junio de 2008 la Plataforma Ramblas Éticas denunció que los animales pasan más de 36horas semanales sin luz, ni entradas de aire, ni reposición de comida y agua, y por supuesto sin atención veterianaria.

* En Abril de 2009 la Plataforma realizó una investigación en la que se recogieron, en sólo 21 días, más de 150 animales muertos en la basura que arrojan los puestos, vulnerando además una norma de Salud Pública. A fecha de hoy no se ha impuesto ninguna sanción por semejante vulneración de un protocolo pensado para proteger la salud pública.
 
¿Qué hay de malo en la venta de animales en La Rambla ?

Algunos ciudadanos preguntan por qué rechazamos la tradicional venta en las pajarerías en La Rambla , pero la Plataforma Rambles Étiques NO pretende boicotear a los comerciantes, no pedimos que los tradicionales quioscos cierren, sólo pedimos que no vendan animales. El Ayuntamiento está estudiando un proyecto de reforma urbanística de La Rambla , por ello, pensamos que es el momento de pedir también una reforma ética. 

La Rambla es un sitio inadecuado para la venta de animales, ya que es una calle muy transitada y por ello los animales están permanentemente asustados. Además, se les mantiene enjaulados en un espacio que no les permite desarrollar el comportamiento natural de su especie. Los animales están expuestos todo el día y toda la noche a las inclemencias climáticas, sin olvidar que también están allí asustados entre todo el alboroto cuando hay celebraciones por fiestas populares o por victorias deportivas, ya que los quioscos cuentan con un diseño con repliegues en las puertas que permiten su pliegue al cerrar. Cada quiosco cierra un día a la semana por descanso laboral, por lo cual, una vez por semana, los animales permanecen hasta 36 horas encerrados, sin agua ni comida.

Desde la entrada en vigor de la Ley Catalana de Protección Animal 22/2003, estas paradas incumplen la legalidad. La ley es clara al respecto: no está permitido exhibir los animales para su venta. A esta normativa se han adaptado todas las tiendas en las que se comercia con vidas animales, desapareciendo del paisaje de la ciudad los escaparates en los que se mostraban animales de distintas especies con el fin de captar compradores; sin embargo, las paradas de Las Ramblas continúan exhibiendo los animales en condiciones deplorables. La misma normativa establece como falta muy grave el dejar un animal doméstico encerrado en un coche, ya que esta práctica ha causado no pocas muertes de animales por el calor… sin embargo, las 36 horas que estos animales permanecen en condiciones mucho más comprometidas para su bienestar parecen no importar a la administración.

En Abril de 2009, la Plataforma Rambles Étiques realizó una investigación que demostró la gran cantidad de animales que mueren en los tradicionales quioscos. En tan sólo 21 días, se hallaron más de 150 animales muertos en las basuras de los puestos. La Plataforma desveló que los paradistas arrojaban una media de 6 animales muertos por día y en algunas ocasiones incluso animales vivos, que fueron arrojados a la basura estando enfermos o simplemente por ser feos y no venderse.  Además lanzar cadáveres de animales a la basura vulnera la normativa de Salud Pública. A fecha de hoy,  no se ha impuesto ninguna sanción por semejante vulneración de un protocolo pensado para proteger la salud pública.

Aunque la venta de animales se termine, La Rambla nunca dejará de ser un lugar emblemático y pintoresco. En lugar de vender animales, se puede vender artesanía de calidad, tapas, refrescos y mil cosas más, sin causar sufrimiento a nadie, lo cual abriría nuevas expectativas de venta a los quiosqueros y mejorará la imagen de nuestra ciudad.


Fuente : Lina Cadavid
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

@INSTAGRAM