Buscar en este blog...

2

La Feria de San Pedro Telmo

El domingo es el día en que la Plaza Dorrego se viste de vieja y espera a los turistas para ofrecerles su magia. Una magia que desde hace años se ha convertido en un clásico de los domingos, como si se tratara de un partido de fútbol Boca-River.
San Telmo no es un barrio más. Hay quienes hablan de la República de San Telmo, como si se tratara de un país aparte dentro de la Argentina.
Y los domingos se viste de fiesta. Su corazón es la Feria de Antigüedades que, desde hace 35 años, se da cita todos los domingos del año sobre la Plaza Dorrego, entre las calles Defensa y Humberto 1°, de 10 a 17 horas.
El arquitecto José María Peña fue su creador y es gracias a este personaje de Buenos Aires que San Telmo se mantiene en pie tal cual hoy lo vemos y seguimos disfrutando. Sus inagotables esfuerzos por mantener el pasado frente a la mediocridad del modernismo merecen el nombramiento de ciudadano ilustre de la Ciudad, algo que la Legislatura Porteña le debe desde hace tiempo.  
Pero es el Domingo cuando todo el barrio se prepara, piensa y la plaza se viste de feria, de tango, de colores y antigüedades, de personajes, de pasiones, de juventud y de nostalgia.
Los cafés, sus mesas y sillas, sus colores y sus mozos de etiqueta aportan color al viaje en el tiempo.
Y allí está María del Carmen, a quienes todos conocen como “María” o la “Cafetera”. Es quien les vende café a los puesteros y a los turistas desde hace más de 30 años. Ella sabe que aquí la rutina no existe. Cada domingo es distinto, como cada café…como cada pieza.....  
Puertas, antigüedades, lámparas viejas, relojes sin uso, radios, televisores blanco y negro, cámaras de fotos, banderas, sifones de soda, mates, espejos, juguetes viejos que alegraron a varias generaciones, discos de pasta, tocadiscos, radios y fonolas viejas, algún acordeón, cristalería y platería de principios del 1900, alfombras, mantillas y viejos vestidos de novia. Todo vale.
Los retratos de Gardel y Evita asoman en casi todos los puestos. Las letras de tango o viejas fotos de principios del siglo veinte ganan todas las miradas. Incluso los platos, cuchillos y tenedores de época, de la abuela o del tatarabuelo. A diferencia de lo que hoy ocurre en el mundo, aquí cuanto más viejo, vale más.

Fuente : Feria de San Telmo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...