Buscar en este blog...

0

Cada ambiente con su luz

A día de hoy todavía la iluminación de una vivienda sigue siendo la asignatura pendiente para la mayoría de nosotros. Vamos a tratar de una forma sencilla los aspectos a tener en cuenta para crear la atmósfera que deseemos para cada una de las habitaciones de nuestro hogar.


Para iluminar el salón ó la conina la Luz ambiental es una de las más adecuadas.
La luminación indirecta ó mixta se reparte de forma uniforme al ser reflejada por una superficie. Lo mejor es multiplicar el número de focos de luz, en lugar de incrementar la intensidad en un solo punto. Se pueden utilizar tubos de tungsteno o lámparas de pie, con pantalla que nos ayudan a crear un ambiente cálido y funcional.

Luz puntual: Es una iluminación directa, que incide sobre un punto específico de la habitación, y el resto queda en sombra. Sirven los focos empotrables o de pinza, los apliques en la cabecera de la cama para la lectura y lámparas incandescentes de baja intensidad. Así podemos lograr ambientes íntimos y muy acogedores.
Luz decorativa : tiene un claro objetivo estético. Para realzar algún objeto de la casa de especial interés o belleza ó para crear un ambiente determinado, en realidad la propia lámpara suele ser la auténtica protagonista de estos espacios. Lo más adecuado son las lámparas de tipo fantasía, con luces o pantallas de colores.
Luz funcional: es la que nos sirve en el día a día, la que nos permite realizar las distintas actividades de la casa. Su intensidad y colocación, por lo tanto, dependerá de éstas. Los flexos son imprescindibles en las mesas de estudio o de trabajo; los tubos fluorescentes fijados bajo el portaluz de los muebles de la cocina o la luz de los armarios son esenciales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...